El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

Quiromancia. Los Dedos, Quiromancia. Los montes de la palma de la mano

 

Quiromancia. Las lineas de la mano, Quiromancia -1

Y llegamos a las líneas.
Este es el eje central de toda la quiromancia, o al menos su elemento más popular. Decir «leer la mano» es sobreentender inmediatamente «leer las líneas de la mano». Sin embargo, un buen quirólogo acudirá a ellas sólo al final, después de haber examinado todos los demás elementos vistos hasta aquí, que son los que le permitirán hacerse una idea clara de la persona que tiene delante antes de iniciar su lectura. Luego, las líneas de la mano acabarán de perfilar esta lectura, proporcionando un cuadro completo.

Antiguamente se creía que las líneas de la mano eran la huella remanente de las anteriores reencarnaciones del individuo.

Teorías más modernas (y más científicas) apuntan que las líneas de la mano son el resultado de la actividad cere­bral de cada individuo, transmitida por el sistema nervioso, y que por lo tanto engloban en ellas todas las características de nuestro ser. Algunas teorías distinguen las líneas de las manos en dos grupos: las genéticas y las ambientales. Las primeras son aquellas que aparecen ya al nacer, y que son siempre las tres calificadas como fundamentales, aunque en ocasiones pueden añadirse otras. Las líneas ambientales son aquellas que van apareciendo a lo largo del transcurso de nuestra vida, y que son resultado de nuestro propio devenir. Algunas aparecen y quedan fijas en nuestras manos, otras aparecen y desaparecen según nuestro estado emocional del momento. En consecuencia, pues, podemos subdividir las líneas de nuestra mano en dos grandes gru­pos: las fundamentales y las secundarias. Las fundamentales son tres, y corresponden las tres a líneas genéticas: son la de la vida, la de la cabeza y la del corazón. Merecen un examen pormenorizado.

La línea de la vida

Es la línea más importante de nuestra mano, y por supuesto la más conocida. Forma una gran curva que arranca entre el pulgar y el índice, descendiendo hacia la muñeca, delimitando con su trazo el monte de Ve­nus. La línea de la vida ideal es aquella que se inicia debajo mismo del monte de Júpiter (el dedo índice) y traza una curva amplia y elegante hasta el centro mismo de la mano, descendiendo luego hasta el borde de la muñeca, donde se confunde con el arranque de las líneas que marcan esta (rascetas). Debe trazar su camino sin ninguna interrupción, sin verse cortada por otras líneas, y ser poco profunda y de un color rosado ligeramente más intenso que el resto de la mano.

Una persona que ostente una línea de la vida de estas características puras es completamente sana, equilibrada, vital. Pero, por supuesto, estos casos son raros. La línea de la vida es la línea de la mano que ofrece más variaciones, y por lo tanto la más importante para el estudio quiromántico.

La primera variación aparece ya en su mismo punto de arranque. Si se inicia en el centro mis­mo del espacio existente entre el índice y el pulgar, refleja a una persona equilibrada pero sus­ceptible de dejarse influenciar por los demás. Si su arranque se halla más arriba, cerca del monte de Júpiter, corresponde a una personalidad fuerte, a menudo ambiciosa. Si en cambio se halla más abajo, cerca del monte de Venus, refleja una personalidad introvertida, proclive al aislamiento.

Su final es otro indicio importante. Cuando rodea totalmente el monte de Venus, marcando sus límites hasta la primera rasceta de la muñeca, evidencia a una persona hogareña; si en cambio termina en el centro mismo de la palma, indica a una persona amante de los viajes y las aventuras. Cuando, cerca de su final, se ramifica en las dos direcciones, señala un intermedio entre los dos caracteres: la persona ama los viajes, pero la añoranza de su hogar se deja sentir pron­to cuando está lejos de casa.

El recorrido en sí de la línea de la vida es lo que presenta más variaciones. Cuando es regular e ininterrumpida, nos hallamos ante una persona objetiva, capaz de evaluar serenamente todos los acontecimientos. Si además está profundamente marcada, con un color rosa intenso, su carácter es más bien agresivo, incluso violento. Si es larga, fina y poco marcada, evidencia una gran sensibilidad nerviosa, que puede traducirse en un frecuente stress. Si aparece interrumpida por una fractura clara e inconfundible (este rasgo aparece ya en el nacimiento), señala un peligro grave para la vida, ya sea por enfermedad o por accidente; el lugar dentro de la línea donde se produzca la interrupción indica la datación del suceso; sin embargo, si la fractura se halla rodeada por un cuadrado o un rectángulo, la enfermedad o el accidente, aunque grave, no será fatal.

Cuando la línea de la vida se halla cruzada por barras transversales, ya sea una o varias, señala momentos de ansiedad, preocupación o inseguridad; si en vez de barras son puntos, in­dica enfermedades de escasa duración, cuya gravedad queda señalada por las características del punto. Su ubicación a lo largo de la línea mostrará el momento de la vida en que se producirá el percance.

Si el recorrido de la línea de la vida muestra algunos desdoblamientos transitorios (quirománticamente llamados «islas»), éstos reflejan períodos críticos, generalmente enfermedades, incapaces sin embargo de hacer peligrar la vida. Si estos desdoblamientos o islas no son longitudinales, sino transversales, indican dificultades no de salud, sino económicas o familiares; en estos casos hay que tener en cuenta, para una exacta interpretación, su orientación hacia los distintos montes y su situación dentro de la longitud de la línea. Cuando el desdoblamiento es sólo uno, pero muy largo, es evidencia de una prolongada dificultad o de un trauma duradero, que puede llegar a hacerse crónico o afectar la personalidad si se aprecian además barras transversales, sobre todo al final de la isla.

siguiente

TAROT
 
GAVINETE
 
tarot y videncia
 
sms tarot
feng shui
 
horoscopo
   
Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

806 Precio del Minuto: Máx. Fijo: 1,21;Movil 1,57 Euros. IVA incluido. Mayores de 18 años
91 217 61 29 -: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Visa y Mastercard.