videntes recomendadas
 
 
 
 

 

37.- CHIA JEN / LA FAMILIA (EL CLAN)

 

la familia

 

Sun Lo Suave, Viento
Li Lo Oscilante, Fuego
El hexagrama representa las leyes que rigen dentro de la familia. La linea más alta representa al padre y la más baja al hijo. La ubicada en quinto lugar, al esposo, y la del segundo, a la esposa. Las otras dos líneas corresponden a un hermano y su viuda.

 

EL JUICIO:
"La familia. La Perseverancia de la mujer fructifica". La fundación de una familia corresponde a la rela­ción entre marido y mujer. El lazo que mantiene uni­da a la familia radica en la lealtad y perseverancia de la esposa. Su fugar dentro de la familia está su­bordinado al marido. Para unir a la familia se re­quiere una autoridad fuerte, representada por los padres.
Si cada uno ocupa el lugar apropiado, la fami­lia está en orden v cuando la familia está en orden la totalidad de las relaciones humanas también lo están. Tres de las relaciones sociales básicas nacen de la familia: padre e hijo -relación de amor-, marido y mujer -relación de conducta casta- e hijo ma­yor con hijo menor -relación de corrección-.
La amorosa reverencia del hijo por el padre se extiende al príncipe; el efecto v conducta correcta que exis­ten entre dos hermanos se extienden a todos los amigos como lealtad, y hacia las personas de rango su­perior como deferencia. La familia es una sociedad en embrión.

 

LA IMAGEN:
"El viento viene con fuerza del fuego. La imagen de la familia. El hombre superior da sustancia a sus Palabras y duración a su manera de vivir".
El calor crea energía; se representa por el viento que nace del fuego. Corresponde a la influencia del trabajo. Lo mismo se requiere para regular la familia. Lo que podamos influir en los demás procede de nosotros mismos. Para producir tal influencia las palabras que uno dice deben tener poder y esto sólo ocurrirá si se basan en cosas reales. Las palabras sólo tienen peso cuando son pertinentes, claramente atingentes a las circunstancias.
Discursos generales y consejos en el aire no producen efecto. Las palabras también deben sustentarse en la propia conducta, que sólo siendo finase y consistente puede inducir a otros a imitarla. Si hechos y palabras no están en consonan­cia, las palabras no tendrán efecto.

 

LAS LINEAS:
Nueve en la base significa: "Retraerse con la familia. Los remordimientos desaparecen".
La familia forma una unidad bien definida en que cada miembro conoce su lugar. Al comienzo los niños 'deben acostumbrarse a las reglas establecidas, antes que se considere su vo­luntad en algunos asuntos. Si demasiado tarde comen­zamos a imponer el orden, cuando siempre se ha per­mitido a los niños hacer su voluntad, estos ofrecerán resistencia y nos darán causa de remordimientos.
Seis en el segundo lugar significa: “Ella no debe seguir sus caprichos. Debe esperar dentro con la co­mida. La Perseverancia trae buena fortuna".
La mujer debe ser guiada por la voluntad del dueño de casa, sea el padre, marido o hijo mayor. Su lugar está dentro de la casa. Allí tiene grandes e importantes deberes. Debe preocuparse de alimentar a la familia y preparar la comida para el sacrificio. Así se con­vierte en el centro de la vida social y religiosa de la familia y su perseverancia trae buena fortuna a todo el hogar. En general, se refiere a no tratar de obtener nada por la fuerza sino cumpliendo tranquilamente con los deberes inmediatos.
Nueve en el tercer lugar significa: "Cuando los áni­mos se caldean en la familia la severidad excesiva acarrea remordimientos. La buena fortuna se aleja. Cuando mujer y niño retozan y ríen, al final conduce a la humillación".
En la familia debe dominar un justo medio entre indulgencia y severidad. Hay que dar reglas generales permitiendo libertad de movi­mientos a cada individuo. En todo caso resulta pre­ferible la severidad excesiva antes que la blandura, ya que preserva la disciplina en la familia en tanto que la excesiva debilidad conduce a la desgracia.
Seis en el cuarto lugar significa: "Ella es el tesoro de la casa. Inmensa fortuna".
De la mujer de la casa depende el bienestar de la familia. Ella conduce al hogar a la prosperidad. En la vida pública se refiere al administrador de confianza cuyas medidas acarrean prosperidad general.
Nueve en el quinto lugar significa: "Como un rey se acerca a su familia. Sin temor. Buena fortuna".
El rey simboliza al hombre paternal. No hay motivo para temerle; al contrario, toda la familia debe confiar en él porque el amor preside sus relaciones.
Nueve en la cima significa: "Su trabajo inspira respeto. Al final llega la buena fortuna".
En el último análisis, el orden dentro de la familia depende del carácter del dueño de casa. Si cultiva su personalidad, de tal manera que su trabajo impresiona por su vera­cidad, todo marcha bien en la familia. En una posición de gobierno uno debe asumir correctamente su responsabilidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

<VOLVER>

 
   
 
 
 
 
Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

806 Precio del Minuto: Máx. Fijo: 1,21;Movil 1,57 Euros. IVA incluido. Mayores de 18 años
91 217 61 29 -: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Visa y Mastercard.